Somnolencia

Paramhansa Yogananda dio la siguiente sugerencia para sobreponerse al aletargamiento durante la meditación: “Cierra fuertemente los ojos varias veces, luego ábrelos completamente y mira directamente hacia el frente. Repite esta práctica dos o tres veces más. Si haces esto, la somnolencia dejará de molestarte.”

La mayor parte de la gente hace las cosas sin entusiasmo y no usan más que un décimo de su concentración. Para tener éxito en la meditación es esencial concentrarnos con nuestra completa atención, sino nuestros esfuerzos serán mecánicos, difusos, y faltarán de poder. La percepción espiritual depende de dos cosas: la cantidad de energía y como esa energía está enfocada. Puedes incrementar tu nivel de energía y enfoque dirigiendo la atención de tu mente con prácticas como el canto, rezar, posturas yoga, ejercicios de respiración, y los Ejercicios de Energetización. Estas prácticas generan un fuerte flujo de energía, que luego puede ser usado para la meditación.

Mantener los ojos mirando ligeramente hacia arriba durante la meditación te ayuda a estar más alerta. También te conecta con estados altos de conciencia. Si te das cuenta de que te estás durmiendo, o vagando mentalmente durante tu meditación, concéntrate muy profundamente, pero sin tensión, en el punto entre las cejas.

Swami Kriyananda escribió en El Arte y Ciencia de Raja Yoga: “La posición de los ojos sugiere la porción general del cerebro en la que la conciencia está centrada. En particular, cuando la mente se desliza al subconsciente y la energía es centrada en la parte baja del cerebro, los ojos tienden a mirar hacia abajo; cuando uno está involucrado en el mundo, o de otra manera activo en el nivel consciente, la energía se centra más en la parte media del cerebro, y los ojos tienden naturalmente a mirar hacia el frente; y cuando uno entra en el estado de superconsciencia, los ojos automáticamente son atraídos a mirar hacia arriba.”

Si la somnolencia todavía es un problema, quizás te ayude acortar tus meditaciones y enfocarte en hacerlas tan dinámicas como sea posible. A partir de ahí, gradualmente incrementa el tiempo que pasas meditando. Intenta también meditar durante las horas del día en que naturalmente estás más alerta y energético.

Puede que experimentes tiempos en los cuales la somnolencia es un problema recurrente. Si este es el caso, no te preocupes; es normalmente solo una fase. Meditar con energía y calma intensidad, más una actitud positiva, es la clave para superarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: